¿Cómo elegís un juguete?

¿Cómo elegís un juguete?

Hace unos días mi hijo recibió un juego de cocina, por su cuarto cumpleaños. Su sonrisa reluciente expresaba toda la alegría por lo que podría crear con ella. Pero al dar vuelta la caja, sus ojos dejaron de brillar y su sonrisa de disolvió. No dijo nada.

-¿Amor, qué pasa? ¿No te gustó el regalo?

-Si pero… es que… acá dice que es solo para niñas.

Me sorprendió porque hablamos con frecuencia que no hay juguetes solo para niñas o niños, que los juguetes son para jugar. Pero el mensaje fue como un flechazo envenenado que lo había destrozado a través de esa imagen.

– ¿Cómo qué es sólo para niñas? ¿Por qué decís eso? Ningún juguete es solamente para niñas o para niños.

– Pero mamá, acá hay solo una niña jugando.

Le expliqué que tal vez el hermano no quería jugar en ese momento, o ella no tenía hermanos. No fui capaz de contarle que ese mensaje formaba parte de la crueldad del capitalismo, de la epidemia del consumo desmedido, de la falta de ética de las multinacionales y la falta de escrúpulos y límites en el mundo del marketing, no pude hablarle del imparable y morboso mercado inconsciente que impulsa la industria del «úselo y tírelo» ni de los medios masivos de comunicación ni del sistema de dominación patriarcal, que no sólo figurarán en esa caja de cocinita, sino en todos los ámbitos de la vida, de su vida…

En ese momento sólo pude recordarle que nadie podía limitar sus elecciones simplemente por ser niño, y coincidimos que sería ridículo que su hermana no pudiera jugar con los autitos que tanto ama, ni él con su bebé que tanto mima porque alguien les dijera que no deberían hacerlo. Le conté que hay juguetes, artículos, colores, libros, tareas, profesiones, que la gente ingenuamente separa por sexos. Pero que podemos y debemos hacer lo que nos haga felices.

Y así, algo que parecía tan inocuo como una caja, le decía a mi hijo que estaba mal que le gustara cocinar, que él no debía hacerse responsable de esa tarea, que era cosa de niñas. Qué había cosas que él no podía elegir.

¿Les cuento que hicimos?

La caja fue directo a la basura. Y sus sueños pudieron florecer.  Luego de cocinar gozosamente, le dio de comer a su bebé. Es tan importante saber qué ofrecemos a [email protected] [email protected]

Y vos, ¿cómo elegís un juguete?

#sonsolojuguetes #nijuguetas.nijuguetos.sonjuguetes #noesdeniño #noesdeniña #nuevasparentalidades #noessolounacaja #juegoderoles #consumoconsciente

Etiquetas: