¿Distraído?¿o concentrado en otra cosa?

¿Distraído?¿o concentrado en otra cosa?

Muchas veces nos quejamos de los niños por querer «llamar la atención». Pero somos en realidad los adultos quienes siempre estamos queriendo ser el centro de atención, tener razón, que nos hagan caso, que hagan las cosas a nuestra manera y según nuestros tiempos…

Ya sea por algo que consideramos urgente o importante, o porque vivimos apurados, muchas veces interrumpimos la interacción que está teniendo nuestro hijo con el fantástico mundo que lo deslumbra.

¿Te das cuenta cuántas veces llamas a tu hijo cuando ya estaba concentrado en algo más?

Recuerdo una vez que a mi hijo mayor (tendría un año y medio aprox.) le estaban haciendo una rápida evaluación psicomotriz de rutina en una institución. Era un lugar desconocido al que íbamos por primera vez.

Le dieron una pelota pequeña muy linda.

Él, dubitativo, agarró la pelota, se puso a mirarla en sus manos.

Inmediatamente le dijeron en tono apurado: «tirala». Así sin más.

Pero él la siguió mirando muy concentrado.

Después de decirle lo mismo dos veces sin los resultados esperados, marcaron en la planilla de evaluación un casillero que decía algo así como «no lanza pelota» 😳.

Expliqué que mi hijo en casa lanzaba pelota, pateaba pelota, jugaba con pelota. Pero que no la iba a lanzar solo porque alguien le dijera, que él quería mirarla y tenerla en la mano y que capaz no tenía ganas de lanzarla.

Pero si no lanzaba la pelota ahí, tenía que ponerse en el registro que el niño no lograba lanzar una pelota.

En fin, a lo que iba…

Nos cuesta muchas veces entender que niños y niñas tienen intereses propios y necesitan experiencias propias. Y que eso es saludable. Que no tienen por qué hacer todo lo que digamos, y mucho menos a la primera.

Muchas veces nos fijamos más en lo que no están haciendo, que en lo que sí están haciendo.

Creemos que no son capaces de poner atención cuando somos nosotros, los adultos, los que no miramos más allá para ver qué están realmente  viendo.

Muchas veces fallan las expectativas adultas.

Falla el sistema de observación y evaluación.

Falla la comunicación.

¿Falla el niño? No lo creo…

Es momento de repensarnos, ¿no lo crees?

#crianza
#crianzaconsciente
#concentración
#upalala