LA MAMÁ PERFECTA QUE NO PUDE SER

LA MAMÁ PERFECTA QUE NO PUDE SER

🥴Que iba a tener tiempo para mí sin preocupaciones
🥴Que mis [email protected] iban a hacer lo que yo pensaba que tenían que hacer y cumplir mis expectativas
🥴Que siempre iba a tener ganas de jugar y sonreir.
🥴 Que siempre iba a cocinar variado, casero y saludable
🥴 Y muchas cosas más de todas las índoles que puedas imaginarte.
A varias mamás nos pasó de imaginarnos un concepto de madre ideal que podíamos ser, sin tener en cuenta el millón de variables y obstáculos que iban a atravesarnos.
Y peor aún, a muchas nos pasó de juzgar a una mamá ante alguna situación, de pensar que nunca íbamos a estar en ese lugar, y que definitivamente no íbamos a actuar de esa manera.
Y acá estamos. Frustradas, trabajando en aceptarnos y querernos.
Demasiadas expectativas para la maternidad y demasiadas también para la infancia.
Celebro que poco a poco vamos rompiendo la tendencia a mostrar solamente la maternidad idealizada, y vemos cada vez más la maternidad real.
Celebro que cada vez tenemos más voz para denunciar la carga mental que nos atropella, las mochilas emocionales que nos pesan, los mandatos que nos aplastan.
Cada vez desnaturalizamos más la mamá perfecta, la mamá que todo lo puede, la mamá que aguanta, que soporta, y no se harta.
Cada vez mostramos más a las futuras mamás y a la sociedad toda, que no podemos solas, que no podemos con todo, que no tenemos por qué poder y que tampoco queremos. Y que eso está bien.
Celebro también que cada vez sabemos más sobre desarrollo infantil, y lo que se espera de cada etapa, sin patologizarlo o verlo como intencional y malicioso.
Celebro que nos permitamos soltar un poco más, lograr liberarnos de algunas culpas, ignorar muchosas críticas, e intentar disfrutar de la maternidad real, cotidiana, movilizadora, impredecible, caótica, e imperfecta, así como es.
Y celebro también que estemos cada vez más DIVERSAS pero más JUNTAS 💜