Maderitas que no hacen nada

Maderitas que no hacen nada

El día caluroso se prestó para que me diera un tiempito para jugar y les hablara de las clásicas maderitas. Luego de testearlas por mí misma con mi niña interior siempre buscando salir de recreo. Así que acá estoy. Compartiendo algunas de mis creaciones. Si yo, con 30 años y poca energía me entusiasmé en crear todo esto, ¿que te hace pensar que tu peque no?

Muchas veces me salen con «es muy poco», o «no hace nada» o quiero llevarle «algo más…» Yo sé que no parece suficiente. Sobretodo cuando estamos [email protected] por tanta oferta atractiva. Pero créeanme que es incluso mejor que muchas otras opciones. Más caras. Más inseguras. Más modernas. Más «hacendosas». Porque eso nos venden: El juguete que hace, y el niño o la niña, que se queda encantado/a mirando. Por un rato. Porque después se termina la gracia ya que no hay nada más que hacer…

¿Conoces los beneficios de las maderitas?

▶️ Favorecen el desarrollo de las habilidades motoras finas. La coordinación mano-ojo y ejercitar el agarre preparará para la escritura.

▶️Ofrecen una completa experiencia sensorial. Textura irregular, temperatura variable, olor a madera.

▶️Contar, clasificar tamaños, formas y características, simetría y equilibrio son conceptos fundamentales para desarrollar habilidad cognitiva y agilidad mental.

▶️ Jugando se identificarán tamaños, colores y formas. Si queremos intervenir y acompañamos el juego nombrando lo que está construyendo, colores o formas, ayudaremos con la construcción de su vocabulario y desarrollo del lenguaje. Y más aún si nos involucramos y participamos de su juego simbólico o de roles.

▶️ Estimulan la creatividad y la imaginación representando ideas con las piezas.

▶️Ofrece una experiencia de visión espacial y reconocimiento del entorno. (Arriba de, al lado, abajo)

▶️ Como todo juguete desestructurado no tiene fecha de vencimiento. Sirven desde siempre y hasta siempre. Se irán adaptando al juego de cada edad. 

▶️ Mantiene alejado de pantallas.

▶️Posibilita de jugar entre [email protected] niñ@s. (Según la edad, sí, no hay que obligar a prestar)

Así que en conclusión: menos es más.